Ir al contenido principal

Ballerina



La pequeña Lucía quiere ser bailarina para bailar a la luz de la luna entre un corro de luciérnagas que la rodeen y la hagan brillar. La pequeña sonríe mientras mira su cajita musical. Su abuela se la regaló cuando tenía miedo por las noches y empezaba a llorar. Ahora la mira ilusionada viendo a la bailarina al son de una melodía mientras gira sin parar. Lucía se calza sus pequeñas zapatillas y danza soñando con ser una gran bailarina en un teatro real. Y así, rendida, duerme la pequeña feliz cada día gracias a su cajita musical

Comentarios

Entradas populares de este blog

La contadora de estrellas

      Llega la hora de dormir y la pequeña Clara se resiste a que la dejen sola en su cuarto. Su madre para convencerla de que no debe tener miedo, abre la puerta del armario y la anima a asomarse. -Ves, aquí no hay nada a lo que temer hija, solo tu ropa. -¿Seguro mami?- pregunta mientras mira con recelo el interior de su armario.  A continuación, su madre se agacha y la invita a hacer lo mismo para mirar juntas bajo la cama. -Aquí tampoco, solo está la pieza del puzzle que estabas buscando esta tarde. -Oooh vaya, gracias mami.   Aún así, Clara no quiere quedarse a oscuras sola en su cuarto y no quiere admitir que tiene miedo. Le pide a su madre que le deje encendida la luz para ver los dibujos de su cuento favorito. Su madre sonríe y al final se queda un ratito a contarle una bonita historia de un niño que tenía como misión contar estrellas todas las noches. Al final, Clara cae rendida y se duerme apaciblemente.    Al día siguiente, al volver del cole se encuentr

El hada Sybilla y su viaje al mundo real (1ª parte)

   Quiso la casualidad, o quizás fuese el destino, que un hada del reino de “Fantasía” cansada de vivir encerrada en el mundo imaginario decidiese emprender la aventura más arriesgada que ocurrírsele pudiera a un hada; traspasar los límites del mundo imaginario para conocer el mundo real. Nique, la reina de las hadas, intentó persuadirla, pero Sybilla –que así se llamaba-tenía curiosidad por conocer qué había más allá de su mundo, conocer otros seres, sus formas de pensar, de vivir y el mundo que les rodea. Tomó su corcel blanco y con la ayuda de su amigo el halcón dorado emprendió el viaje hacia el mundo real.      Cruzó valles, ríos, y montañas buscando a alguien que le dijese cómo llegar hasta ese mundo que tanto ansiaba conocer. Preguntó a elfos, gnomos y a otras hadas que iba encontrando a su paso; más ninguno de ellos supo darle cuenta del paradero de ese misterioso y desconocido mundo, pero todos sin excepción se atrevían a advertirla de sus innumerables peligros de

El fantasma de los ojos azules

      Esto son un inglés, un francés y un español. Llega el inglés a un hotel, cansado de buscar por toda la ciudad habitación en la que alojarse.  - Buenas noches  ¿tienen ustedes habitación libre please? - Claro que sí caballero, precisamente nos queda una libre en la primera planta. - ¡Oh very good! me la quedo. - Pero hay un inconveniente que debe usted saber. -¿Cuál es? - Que en esa habitación a las doce de la noche suele hacer aparición el fantasma de los ojos azules. - Jajajajaja  fantasmas a mí, pero si los fantasmas no existen my friend. - Pues tenga usted la llave de su habitación, es la número 27. - Ok.    Sube el inglés a la habitación y después de una relajante ducha se coloca su pijama y se pone a dormir plácidamente.     A las doce suenan las campanas de la cercana catedral...dong, dong ... así hasta doce campanadas. De repente suena la puerta ñegggg. Y oye una voz fantasmagórica. - ¡Sooooy el fantaasmaa de los ooojos azuuuuules!  El inglés que lo oye, pega un salto y se